Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 132 - ¿Qué es el pecado?

Autor: Yogani
Fecha: 5 de Marzo 2004

Miembros Nuevos: Se recomienda leer desde el principio de las lecciones principales de AYP, las lecciones anteriores son un prerrequisito para ésta. La primera lección es: "¿Por qué esta discusión?"

Pregunta: ¿Qué es el pecado? ¿Es una condición que no tenemos ninguna posibilidad de superar sin la intervención en nuestro nombre por alguien que es ordenado? ¿Somos pecadores, o somos lo divino? Estoy confundido.

Respuesta: Jesús dijo: "Lo que siembres, así cosecharás." En el Este, este mismo proceso se expresa con una sola palabra, "karma", que significa acción y sus consecuencias, incluyendo las impresiones latentes acumuladas en nuestro interior durante varias vidas.

Con las prácticas de yoga, nosotros estimulamos la capacidad natural del sistema nervioso para disolver las impresiones latentes numerosas de karma almacenadas en el interior. Nosotros experimentamos estas impresiones como las limitaciones y tendencias en nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Estas impresiones son las obstrucciones a nuestra experiencia de la verdad dentro de nosotros. A medida que las sacamos, llegamos a conocer la verdad divina dentro y somos libres de las influencias de unión de nuestras acciones pasadas. Entonces estamos naturalmente inclinados a comportarnos de una manera que no acumula obstáculos que nos limitan en el futuro - que actúa cada vez más como un canal del amor divino. Por lo tanto, el yoga tiene un impacto directo en todo este proceso de siembra, cosecha, y las impresiones latentes del karma.

Nada de esto responde directamente a sus preguntas acerca del pecado. Quería exponer los aspectos prácticos de la función del yoga en primer lugar. La acción, los resultados de la acción, y los medios para la disolución de los resultados de unión de la acción. Así es como el yoga encaja allí.

¿Qué es pecado? Si lo buscas en el diccionario, verás que se centra en los aspectos negativos de "Lo que siembres, así cosecharás" y "karma".

El pecado se define como, "Un delito contra el derecho religioso o moral, una ofensa contra Dios."

Siembra y la cosecha es una cosa, un proceso de la naturaleza, de verdad. Lo que ocurre es que actuamos en formas que son ya sea en la dirección de o fuera de la purificación de nuestro sistema nervioso y expresando el amor divino. Lo que ponemos es lo que saldrá. Si hacemos las prácticas de yoga y favorecemos la apertura, nos da una gran ventaja en este proceso.

El pecado es un paso fuera del proceso natural de "lo que se siembra..." y el karma. Es un "delito". ¿Un delito para quién? El pecado está coloreado con el juicio humano. Si haces esto, cometéis pecado. Usted está haciendo mal. Usted está ofendiendo a Dios. ¿Quién decide esto? Mayoría de las veces, somos nosotros los que lo decidimos a través de nuestra culpa y vergüenza por nuestras acciones. Tal vez hemos sido condicionados por otros desde la infancia a sentir de esa manera sobre nosotros mismos. En nuestro aún limitado estado de conciencia, tendemos a actuar de maneras que nos unen, y en nuestra conciencia (la moralidad divina en nosotros) sentimos remordimiento. Si no nos juzgamos a nosotros mismos, los demás seguramente estarán allí para hacerlo por nosotros. De este modo, se colocan en la posición de intermediario entre nosotros y nuestra salvación. Y ahí lo tienen, la estructura psicológica que mantiene la mayoría de las religiones organizadas del mundo.

El concepto de pecado es una coloración humana de la ley natural. El pecado es una vuelta en un proceso de la naturaleza. Se levanta de nuestra culpa y/o el juicio de otra persona. El exceso de la noción de pecado puede llevar a una sensación de desesperanza, y una dependencia malsana de los demás por nuestra salvación, cuando, en realidad, sólo hay un lugar donde lo encontrarás, dentro de nosotros mismos.

Esperando que alguien más, ordenado o no, nos libere de nuestros pecados es una fórmula para el fracaso. La verdadera religión no es una transacción comercial. No sucede así.

Rendirse a un alto ideal es otra cosa. Es un asunto privado en nuestro corazón, no está sujeta al escrutinio y juzgamiento de otra persona. Mientras estamos dejando ir a un  ideal profundo
y más  elevado en nuestro corazón, nuestro bhakti tendrá un gran poder purificador, y nos atrae a las prácticas espirituales.

Si hemos sido entrenados para vernos como pecadores sin esperanza, será conveniente que reconsidere cuidadosamente. Porque si no creemos en nuestra propia divinidad, será difícil encontrar la voluntad necesaria para hacer el viaje a casa. Nuestra identidad como pecadores es una etiqueta que ponemos en nosotros mismos, mientras que nuestra identidad como seres divinos es una condición humana demostrable que podemos reclamar como propio.

Los santos y salvadores durante miles de años han demostrado una y otra vez la capacidad que todos tenemos para la transformación espiritual del ser humano.

Sentarse a meditar por primera vez puede romper el agarre ilusorio del pecado. No nos liberará completamente de todas las obstrucciones en nosotros en el primer día, pero es el comienzo de un camino que puede viajar que revelara la luz divina cada vez mayor a medida que nos purificamos y abrimos nuestro sistema nervioso más cada día.

El gurú está en ti.

Nota: Para una discusión detallada sobre la construcción de una práctica de rutina estable, con control de tu propio ritmo, vea el libro de AYP de Las Ocho Ramas del Yoga

Anterior  |  Próximo  >