Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 14 - Meditación - No sucede mucho

Autor: Yogani
Fecha: 18 de Noviembre 2003

Pregunta: Gracias por las instrucciones para meditar. Parece que no funciona para m
í. Repito el mantra y no sucede algo. Solo paseo entre mis pensamientos rutinarios y regreso al mantra cuando recuerdo. Como lo señalaste lo hago una y otra vez por veinte minutos. Es algo aburrido. ¿No estaré preparado para esto?

Respuesta: Nuestro sistema nervioso está listo para la experiencia del dichoso silencio. De verdad estamos creados para ello. No hay ser humano incapaz de ello. Sin embargo cada sistema nervioso tiene obstrucciones que tienen que ser liberadas y removidas. Vidas enteras de impurezas acumuladas que bloquean nuestro estado natural de manifestarnos en el mundo. Bloqueándonos para ver hacia nuestro adentro. Las prácticas de yoga están comprometidas con la remoción de estas obstrucciones. El yoga es un proceso de limpieza. Es la limpieza la que trae la unión entre nuestra naturaleza interior y exterior. Durante la meditación sabemos que el proceso funciona cuando perdemos el mantra y nos hallamos a nosotros mismos en otros pensamientos. Durante el proceso de meditar estos pensamientos son los síntomas de que algo se ha liberado. Al reconocerlo regresamos al mantra y continúa el proceso. Es muy importante dejarse llevar suavemente con el mantra, no forzarse a buscar una pronunciación clara y no llegar al extremo de una pronunciación muy dispersa. Sobre todo no forzarse, dejarlo fluir. Si desarrollamos este hábito la mente entrará en silencio naturalmente. Es un proceso natural de nuestra mente a la que estamos ayudando a encontrar.

Hasta hoy todos nuestros pensamientos concientes se han generado para manifestar nuestra mente hacia el mundo exterior. El mantra
AI AM se usa para ir hacia las manifestaciones internas de la mente. Llevándonos hacia el origen de los pensamientos, nuestra propia fuente, conciencia pura, conciencia sin límites. Pero no siempre se experimenta en esos términos gloriosos. A menudo solo perdemos el mantra y tenemos un periodo indeterminado de tiempo donde no hay mantra ni pensamientos. Un momento después nos volvemos concientes de nuevo de los pensamientos y regresamos al mantra. El proceso de limpieza continúa. Esto es la meditación perfecta. Este es el hábito que deseamos cultivar al meditar todos los días. Porque este hábito es que nos guía al infinito. La experiencia seguirá ahí mientras el proceso de limpieza continúe.  Pero las experiencias o la ausencia de ellas no son medida de que el proceso de meditación sea el correcto. El proceso es muy específico y es posible que un día tengamos una  expansión interna y otro día no. ¿Lo captas?

De alguna manera es como cavar buscando un tesoro. Una buena forma es moviendo la tierra de una determinada forma que eficientemente nos lleve a donde está un cofre lleno de oro esperándonos. El cavar por sí mismo no se asemeja al oro que nos espera. Pero es el cavar lo que nos lleva al oro. La buena noticia con la meditación es que veremos destellos del oro mientras estamos en el proceso de cavar y también cuando no estamos cavando mientras hacemos nuestras tareas regulares. Nuestra experiencia de ver el oro se acumula gradualmente en el tiempo si practicamos la meditación diaria. Entonces un día nos damos cuenta que nosotros somos el oro. Lo conservamos por un largo tiempo y todo ha cambiado. Desde el primer día vemos el mundo diferente. A través del proceso interno de limpieza nos convertimos en lo que sostiene al mundo.  Desde el principio lo hemos sido. Con el yoga limpiamos la ventana de nuestro sistema nervioso y desarrollamos una clara percepción de que esta es la verdad. Esto es lo que somos. El misterio de la vida al descubierto. Somos lo que sostiene todo. ¡Somos la dicha eterna!

Así que persevera. Continuamente alimenta el fuego de tu deseo de conocer la verdad que reside dentro de ti. Esto te permitirá continuar. En el camino tendrás retroalimentación positiva desde dentro de ti. Sigue el proceso de meditar dos veces al día por veinte minutos. Conforme tu experiencia vaya m
ás hacia lo profundo no desearás detenerte y usarás esta habilidad natural para ir más allá, ya que eres tu mismo el que se está descubriendo. En otras palabras te auto-impulsarás.

Mas adelante añadiremos prácticas avanzadas de yoga que incrementarán el poder de la meditación. Si una obstinada manguera de jardín no es suficiente para sacar toda la basura tenemos la opción de ponerle una máquina de lavar a presión.


El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas sobre meditación profunda, vea el libro de AYP de Meditación Profunda.

Anterior  |  Próximo  >