Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 29 - Meditación - Alcohol, tabaco, y drogas

Autor: Yogani
Fecha: 4 de Diciembre 2003


Miembros Nuevos: Se recomienda leer desde el principio de las lecciones principales de AYP, las lecciones anteriores son un prerrequisito para ésta. La primera lección es: "¿Por qué esta discusión?"

Pregunta: Disfruto beber algo cuando llego del trabajo a casa. Pareciera que esto no me cae bien antes de mi meditación. Tampoco me siento bien después de meditar. ¿Son incompatibles la meditación y la bebida?

Respuesta: La meditación procura cultivar la pureza del sistema nervioso. Muchas cosas positivas de la vida vienen como consecuencia. Cualquier sustancia que interfiera con el proceso de purificación no es útil para el proceso de meditar.

Esta no es una lección moralista. Es sentido común. Lo más importante, es la experimentación. Si algo nos hace sentir mal, debemos detenernos. Es posible que antes de meditar, tomar una o dos bebidas nos dé un alivio a las tensiones diarias. Nos bloquea nuestra percepción y nos altera de alguna manera que nos da una sensación temporal de bienestar. Cuando iniciamos una práctica de meditación, la experiencia cambia. La paz, felicidad y claridad que surge desde dentro es muy diferente a cuando viene de un estado químico alterado. No hay comparación entre los dos y comenzamos a tener una perspectiva diferente. El placer transitorio al beber pierde su brillo comparado con la permanente alegría causada por la meditación.

De nuevo, esto no es una lección de moral. No es un: "No debes de." Es tu decisión, siempre. Si tu decisión es ir por más en la vida, tomar el camino de la meditación y de otras prácticas avanzadas de yoga, no hay mucho que pensarle. La creciente experiencia de conciencia pura y dichosa cambiará tu actitud hacia el alcohol. Dale a tu práctica regular de meditación la oportunidad. Las cosas que no son buenas para ti,  poco a poco se irán. Además del alcohol, lo mismo ocurre con otras drogas e incluso con el tabaco. No hay reglas -  solo el surgimiento de la conciencia pura y dichosa; nuestra verdadera naturaleza. Todo lo que tenemos que hacer es meditar dos veces al día y escuchar lo que nos dice nuestro silencio interno. Entonces sabremos que hacer.

Las drogas médicas son una historia diferente. Sigue las instrucciones de tu doctor. Si piensas que una medicina prescrita interfiere con tu meditación, habla con tu médico. Busca si hay alguna manera de acomodar tus necesidades de alguna medicina con tu necesidad meditativa.

El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas sobre meditación profunda, vea el libro de AYP de Meditación Profunda.

Anterior  |  Próximo  >