Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 49 - Pranayama - Sudoración

Autor
: Yogani
Fecha: 16 de Diciembre 2003


Miembros Nuevos: Se recomienda leer desde el principio de las lecciones principales de AYP, las lecciones anteriores son un prerrequisito para ésta. La primera lección es: "¿Por qué esta discusión?"

Pregunta: El pranayama antes de la meditación es algo fabuloso. Cuando estoy haciendo la respiración espinal, siento claramente que estoy "tocando algo ahí dentro". Después de respirar lentamente durante diez minutos, me encuentro a veces lleno de sudor. No estoy sofocado, con calor o algo así, y mi ritmo cardiaco no aumenta. Solo sudo como un loco. ¿Es esto algo normal?

Respuesta: Si, es normal y es algo bueno. Es un síntoma directo de purificación trabajando en el sistema nervioso, mientras el prana fluye a través del mismo en cantidades crecientes. No estas haciendo un ejercicio aeróbico o cualquier actividad física que cause ese sudor. Es la actividad interna del prana, moviéndose por los nervios, la que esta provocando la sudoración a través de tu cuerpo y llevándose consigo las impurezas.

La sudoración no durará por siempre. Gradualmente, a medida que el cuerpo se vaya purificando, ira disminuyendo. También vendrán otras experiencias que significarán  purificación. Estas serán m
ás subjetivas: experiencias sensoriales internas.

Con el pranayama, comenzamos con lo físico y trabajamos nuestro camino hacia el interior, abriendo y despertando el nervio espinal como el control maestro de todo el sistema nervioso. Con la meditación, nos sumergimos má
s allá de la mente y el cuerpo y cultivamos una vía hacia el exterior para que la conciencia pura y dichosa se exprese. Con estas dos prácticas, conseguimos actuar sobre una gran cantidad de obstrucciones profundas, limpiándolas por completo. Algunas veces veremos como ocurre y de una manera clarísima, como en el caso de la sudoración.

Si la incomodidad, el cansancio o la irritabilidad acompañan el proceso de purificación, asegúrate de tomar una cantidad apropiada de tiempo de descanso cuando salgas de la meditación. La importancia de un descanso adecuado al finalizar la práctica fue abordada en las preguntas y respuestas del apartado de meditación. Normalmente, el pranayama no conducirá a la incomodidad en la meditación, pues casi siempre tiene un efecto calmante y de aportar mayor profundidad al proceso. Pero cualquier cosa es posible mientras el cuerpo esta siendo purificado, así que por lo tanto, sé cuidadoso de seguir las instrucciones para poder afrontar las experiencias molestas que puedan surgir de tiempo en tiempo. Toda forma parte del proceso de purificación, y cada uno lo experimenta de diferentes maneras. Por tanto, es importante que cada uno supervise su propia práctica. Debemos conocer nuestras fortalezas, y sacarles buen partido. Debemos conocer nuestros límites, y trabajar dentro de ellos.

A modo práctico, si te encuentras empapado de sudor al final del pranayama, tomate unos pocos minutos para secarte antes de meditar. Cámbiate de ropa si te ayuda a sentirte m
ás cómodo, no es necesario meditar en un charco de sudor. Pero no retrases el comienzo de la meditación más que unos pocos minutos después de realizar el pranayama. Lo que queremos es llevar los efectos del pranayama a nuestra meditación.

El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas sobre la respiración espinal, vea el libro de AYP de Respiración Espinal Pranayama.

Anterior  |  Próximo  >