Prácticas Avanzadas de Yoga
Lecciones Principales

Anterior  |  Próximo  >

Nota: Para las lecciones completas, con las adiciones, consulte los libros de AYP de Lecciones Fáciles para la Vida Extática.

Lección 36 - Meditación - La quinta dimensión

Autor: Yogani
Fecha: 9 de Diciembre 2003


Miembros Nuevos: Se recomienda leer desde el principio de las lecciones principales de AYP, las lecciones anteriores son un prerrequisito para ésta. La primera lección es: "¿Por qué esta discusión?"

Pregunta: Cuando medito me siento como si fuera a otro lugar. Es muy agradable y gradualmente está cambiando como veo la vida. ¿Adónde voy cuando medito?  ¿Qué hay de nuevo en mí?

Respuesta: Cuando meditamos le permitimos a la mente traer de manera natural nuestra presencia del ya conocido reino del tiempo y espacio a un reino de conciencia dichosa sin adulterar. La conciencia no es tiempo ni espacio. Podemos decir que es la dimensión infinita que sostiene al mundo que percibimos a través de nuestros sentidos.  Además de no tener fronteras, es un eterno "ahora". La conciencia es otra dimensión más allá del tiempo y el espacio. Podemos bien llamarle la quinta dimensión.  Con la meditación gradualmente unimos la quinta dimensión de la conciencia con las cuatro dimensiones del tiempo y el espacio, por lo que las cinco dimensiones coexisten juntas. Nuestro sistema nervioso se transforma para darnos la experiencia de las cinco dimensiones simultáneamente.

Esto tiene profundas implicaciones en nuestra vida diaria. Antes de que meditáramos, todo lo hacíamos en el tiempo y el espacio. Toda nuestra acción y  nuestra solución de problemas estaban limitadas a cuatro dimensiones. Las opciones que veíamos estaban limitadas en el tiempo y el espacio. Con la meditación, estamos añadiendo una dimensión, la conciencia. Esto hace una gran diferencia. Ahora vemos las cosas de maneras que no podíamos ver antes. Somos capaces de influir en el curso de la vida de maneras que no podíamos antes.

Imagina que estás tratando de resolver un rompecabezas acostado en una mesa.  Lo ves en dos dimensiones: en la superficie de la mesa. Por más que trates las piezas no encajarán. Entonces una amiga llega y te dice: "trata esto". Ella levanta dos piezas de la mesa y las une. Al moverse a una tercera dimensión el rompecabezas se puede resolver. La vida es así. Llevándola solo en el tiempo y el espacio, se convierte en un rompecabezas sin solución. Le damos vueltas y vueltas y no podemos unir las piezas correctamente. Cuando comenzamos a meditar le añadimos una nueva dimensión; una nueva perspectiva. Entonces las piezas se unen y todo empieza a tener sentido.


El gurú está en ti.

Nota: Para obtener instrucciones detalladas sobre meditación profunda, vea el libro de AYP de Meditación Profunda.

Anterior  |  Próximo  >